FANDOM


Godo

000000000000000Godo3

000godo anime

Godo (anime 2016)

(ゴドー, Godō)
Debut
Dobladores
Japonés Ikuo Nishikawa
(Berserk (1997))
Takashi Inagaki
(Berserk (2016))
Inglés Greg Abbey
(Berserk (1997))
Abbot Kefford
(Berserk (2016))
Información
Otros nombres Godeau[1]
Godot[2]
Especie Humano
Género Masculino
Lider Ninguno
Armas
Ninguna
"El rencor es el lugar al que huyen aquellos que se han enfrentado a la tristeza y no han logrado soportarla."
– Godo, Filo resquebrajado (traducción de EDT)

Godo (ゴドー Godō?) era un herrero que vivía en una remota zona montañosa cerca de Midland.

AparienciaEditar

Godo tenía cabello blanco cano. Vestía una camisa y pantalón de color marrón. Aún en su senectud mantenía un cuerpo fibroso debido a su trabajo.

PersonalidadEditar

Si bien era brusco y de exterior gruñón, Godo era bondadoso. Al ver a una Erica huérfana por la guerra, la crió como su propia hija, y tomó a Rickert como aprendiz después del Eclipse.

También era algo moralista; dando charlas a Guts sobre su decisión de dejar atrás a Rickert y una indefensa Casca a cambio de vengarse de los Apóstoles. Godo hizo ver a Guts que es preferible estar con aquello que se valora en vez de lanzarse a una venganza autodestructiva. A pesar de dedicar toda su vida a su oficio, no veía la dedicación exclusiva a su oficio a expensas de todo lo demás como un ejemplo a seguir. Reconociendo la dedicación de Guts con la espada y la venganza como semejante a la suya, presentó a Rickert su vida como una advertencia para Guts, transmitiendo sucintamente a través del joven el siguiente mensaje para Guts: "Dile a ese imbécil que no acabe como yo".

HabilidadesEditar

Godo posee una genial habilidad como herrero, lo que le granjeó gran fama. Forjó varias armas para la realeza antes de crear la Matadragones. También fabricó el brazo mecánico protésico de Guts, demostrando que tiene cuando menos cierto grado de conocimiento médico, necesario para hacer que la prótesis funcione. En Falconia, se descubre que Godo transmitió este conocimiento a Erica cuando esta ayudó a Daiba con una prótesis. Al ser un apasionado herrero hasta el final, decide reparar el equipamiento de Guts antes de sucumbir ante la vejez.

BiografíaEditar

TrasfondoEditar

E93-Forja Matadragones-manga

Godo forja una espada enorme adecuada para matar a un dragón.

Cuando era joven, Godo vivía en una ciudad lejos de la cabaña que un día llamaría hogar. Realizaba espadas y armaduras para prebostes, así como otros utensilios de metal, siendo capaz de forjar cualquier cosa que se le pidiera. Un día, el rey proclamó una orden por la que quería una espada que fuera capaz de acabar con un dragón, y el preboste encargó la tarea a Godo. Este, hastiado de trabajar para los nobles que pedían armas elegantes y bonitas, y que detestaba lo superfluo en las armas y herramientas, creó una enorme espada capaz de cercenar al hipotético dragón. Sin embargo, aquello le sirvió como escarmiento en una época en la que su fe estaba depositada en lo poderoso, afilado y letal: al estar por encima de las habilidades de quien debía usarla, casi fue mandado a la horca, lo que le obligó a escapar de la ciudad y trasladarse a un lugar apartado del mundo. Godo conservaría la Matadragones en el almacén por muchos años más.

Durante la Guerra de los Cien Años, Godo pasó cerca de una casa en llamas, viendo a una Erica que lloraba. Por capricho, tomó a la niña, ahora huérfana después del ataque. Sintiendo humanidad, la llevó consigo a su cabaña y crió como su hija.

La Edad de OroEditar

000godo

Después de la Guerra de los Cien Años, Godo continuó viviendo en paz junto con su hija. Conoció a Guts después de la partida de este de la Cuadrilla del Halcón, Curioso, Guts preguntó al herrero por qué eligió su profesión, a lo que Godo respondió que su familia trabajó en ello desde los días de su bisabuelo; ya sabía usar un martillo antes de saber andar debido a lo mucho que le gustaban las chispas creadas por el contacto con el hierro. Guts pasó el sigiente año en el hogar de Godo antes de regresar con la Banda del Halcón.

Un mes después del Eclipse, Godo narra a Rickert y Erica la historia de la Matadragones. Al preguntar Rickert si con ella se podría matar a un dragón, el herrero observa que se trata de "una masa de metal sin sentido, creada para matar a monstruos que no existen y que nadie puede combatir". Godo observa que Guts sigue con ansia de combatir pese a su condición y pregunta a Rickert que Guts se ha granjeado un enemigo demasiado formidable en sus condiciones: "Los dragones son temibles precisamente porque los seres humanos nada pueden hacer con ellos".

Cuando Guts decide comenzar su venganza, Godo se queja sobre cómo Guts se lleva materiales que tenía a la venta. No obstante, le ofreció como regalo de desepedida una espada que acababa de forjar aquel mismo día y que consideraba una obra de arte difícil de mellar. Después de que la espada inicial que Godo le da a Guts se rompiera durante una pelea contra el Apóstol perro, Guts fue arrojado al almacén de Godo. Primero usó el brazo mecánico -sorprendiendo a Godo ante lo que Rickert había creado- y encontró la Matadragones, que usó para partir al Apóstol en un solo golpe, lo que dejó a Godo anonadado.

CondenaEditar

Tras el regreso de Guts dos años más tarde, Godo se encontraba postrado en cama. Guts entró a la habitación de Godo para saludar a su viejo amigo, y este inspeccionó el brazo mecánico protésico de Guts, ahora dañado y oxidado por el uso constante. Reprendió a Guts por abandonar a la ahora desaparecida Casca junto con Rickert, y le advierte que su búsqueda de venganza solo lo conducirá a consumirse, asemejando a Guts a una espada que, tras incontables batallas, empieza a quebrearse.

A pesar de esto, el viejo herrero decide volver a forjar y templar personalmente la espada Matadragones, y crear otra armadura para Guts después de una noche completa de trabajo sin parar junto con Rickert. Godo terminó el trabajo y se despidió de él por última vez, notando que Guts no se ha percatado de cómo será su último encuentro. Godo se alegró de que Guts no estuviera presente para verlo en su punto más débil. Poco después, Godo falleció y es sepultado junto a su choza.

Halcón MilenarioEditar

Después de la encarnación de Griffith, Guts regresó a la mina de Godo, donde se sorprende al encontrar la lápida de Godo. Guts mostró lástima por la muerte por su armero y amigo poco antes de que Erica le informase de las últimas palabras de Godo.

CuriosidadesEditar

ReferenciasEditar

  1. Libreto de la edición especial de Berserk: La Edad de Oro III - El Advenimiento
  2. Edición Berserk Maximum